Pasteles

Hay tres tipos de pasteles Van Gogh: pasteles suaves, pasteles al óleo y pasteles cuadrados.

Los pasteles suaves Van Gogh se componen de caolín y pigmento, ambos en perfecto equilibrio, por lo que los pasteles no se quiebran con facilidad y el desprendimiento de color es destacablemente alto. Los 80 colores de la gama se pueden adquirir por separado o en diferentes estuches.

Los pasteles al óleo Van Gogh se elaboran a base de pigmento y, como aglutinante, aceites y ceras.

Los pasteles cuadrados Van Gogh pertenecen a la categoría de los pasteles secos. Tienen forma cuadrada y se elaboran a base de pigmento con diferentes tipos de arcilla.