Imprimación para óleo

La calidad de la preparación determina, en gran medida, la durabilidad de la obra. El papel, el cartón, la madera, el algodón y el lino, entre otros materiales, pueden servir como soporte para óleo, pero deben prepararse de antemano. Un soporte que no ha sido preparado o lo ha sido insuficientemente absorberá el aceite de la pintura y, a largo plazo, se deteriorará por el aceite. Además, a la pintura le faltará la cantidad de aceite que necesita para envolver a los pigmentos y formar una película de pintura de buena calidad. Es decir, los pigmentos no quedarán lo suficientemente adheridos y, en la película de pintura, se formarán grietas con facilidad. Asimismo, un soporte demasiado cerrado no posibilita que el aceite se ancle en los poros necesarios. Un Gesso de buena calidad cumple con todas las condiciones para conseguir un resultado duradero.